Cómo cuidar la batería de tu portátil (para que dure más)
Consejos prácticos

Cómo cuidar la batería de tu portátil (para que dure más)

Todas las baterías se desgastan con el tiempo, pero no lo hacen a la misma velocidad. Tú y otra persona, a la que se le haya dado la misma computadora portátil nueva el mismo día, podrían tener una duración de la batería muy diferente al cabo de dos años, tal vez con una diferencia del 40%. Depende de los niveles de carga, del calor, de cómo se almacene y de evitar la mortal carga cero.

Aquí tienes los mejores consejos para mantener la batería de tu portátil funcionando todo lo que pueda con su pequeño paquete lleno de productos químicos. Al igual que 8 vasos de agua al día o 10.000 pasos, son pautas, y tu vida puede tener excepciones presentes. Pero si sigues todas las que puedas, obtendrás buenos resultados a lo largo de los años. 

Mantén entre el 40 y el 80 por ciento de carga

Windows laptop showing a 61 percent battery charge.

Si utilizas tu portátil lejos de su cargador con bastante frecuencia, intenta mantenerlo por encima del 40% de carga. Cuando llegue el momento de recargarla, llévala hasta el 80 por ciento, si tiene una capacidad decente y puedes vivir con la incertidumbre. Usarla de esta manera es la mejor y más obvia forma de prolongar la longevidad y la capacidad de carga de tu portátil. Por desgracia, también es la más difícil de seguir.

Esto puede no ser práctico para los guerreros de la carretera, los que tienen un horario excesivo o los que sufren de ansiedad por la carga. Pero si la duración de la batería no suele ser un problema para ti, o sueles tener un cargador a mano, estos son los límites ideales para mantenerse dentro de ellos. Una batería cargada hasta sus extremos, de vacía a llena, puede hacer ese recorrido entre 300 y 500 veces antes de quemarse, según la Battery University, el depósito de consejos y pruebas sobre baterías, altamente informativo, aunque arcaicamente organizado. Una batería de una computadora portátil cargada al 80% puede realizar entre 850 y 1.500 ciclos.

Algunas portátiles ofrecen una solución viable al problema de los enchufes. La aplicación Vantage de Lenovo para las portátiles ThinkPad permite establecer un umbral máximo de carga de la batería, y algunas portátiles Samsung y Sony también lo hacen. Comprueba el software de soporte del fabricante de tu portátil para ver si tienes un limitador de carga.

Si la dejas enchufada, no dejes que se caliente

Imagen de Daniel Aleksandersen / Ctrl blog

Si este último consejo te ha hecho sentir culpable, no te preocupes por ser tan básico con el uso de tu portátil. Mantener tu portátil enchufada regularmente, con la batería cargada al 100%, no es matarlo lentamente, a pesar de lo que puedas leer. Sólo es tan malo como cargarlo una vez, al 100%, en primer lugar. Una vez que la batería llega al 100%, la mayoría de las portátiles modernas dejan de cargarse y la energía se desvía al sistema.

La excepción es si tu portátil se calienta. Esto puede deberse a que estás haciendo mucha compilación, renderización u otro trabajo intensivo, o a que hace calor en el lugar donde se utiliza el portátil, debido a la luz solar, los gases de escape u otros factores. Cuando combinas una batería al máximo de su capacidad con una exposición grave al calor, es cuando empieza a dañarse y a perder vida.

Manténla ventilada y guárdala en un lugar fresco

Adorable cat laying on top of closed laptop.
Dewey es muy bonito, pero no es bueno para la vida de la batería. Foto de angela n./Flickr.

Las computadoras portátiles no son buenas para mantenerlas en el regazo. Debido a su tamaño compacto y a la falta de grandes ventiladores de refrigeración, las portátiles pueden calentarse bastante, hasta el punto de provocar quemaduras graduales en la piel, o el “síndrome de la piel tostada”. Por si la piel no tostada no fuera suficiente incentivo, el calor que crean tus muslos al atrapar el calor y bloquear las ventilaciones también acaba con la batería de la portátil. Como dijo nuestro CEO Kyle Wiens a Wired UK en 2013, el calor extremo provoca una expansión física y cambios químicos en las baterías: “Demasiado calor para la batería con el tiempo, y la batería no va a durar tanto”.

Así que mantén la tapa abierta durante un tiempo después de que el portátil se caliente, y mantenlo alejado de tus muslos, o de las almohadas, o de los escritorios para portátiles que lo rodean con almohadas. Echa un vistazo alrededor del portátil, mira dónde están las rejillas de ventilación y evita bloquearlas.

Cuando no utilices tu portátil, guárdala en un lugar fresco, alejado de la luz solar o de las rejillas de calefacción. Un gráfico de Battery University (tercer gráfico de la página) muestra las baterías de iones de litio mantenidas a diferentes temperaturas durante un año. Una batería mantenida a unos invernales 32 Fahrenheit (0 Celsius) conservó el 94% de su capacidad de carga, mientras que una portátil a 104 F (40 C) mantuvo el 65%. 30 C es la temperatura de referencia que la Battery University recomienda mantener por debajo. Pero hay que tener en cuenta que esa temperatura es la del interior de la portátil; si eso es lo que hace en el aire, seguro que hace más calor dentro.

No dejes que llegue a cero

Mantener el dispositivo entre el 40 y el 80 por ciento es aconsejable, pero dejar que llegue al cero absoluto es una pequeña tragedia. No es sólo sentarse a cero lo que duele, sino también la recarga completa.

Ese es el mensaje de las numerosas advertencias que aparecen en la Battery University. “Una descarga profunda con una recarga completa provoca un estrés excesivo en cualquier batería“, se lee en una de ellas. Otro post muestra las pruebas realizadas por el patrocinador del sitio, Cadex, en las que un conjunto de baterías de teléfonos móviles pasó del 88-94 por ciento de su capacidad al 73-84 por ciento tras sólo 250 ciclos completos de descarga y recarga.

La única vez que hay que dejar que una batería se descargue por completo es cuando se instala una nueva en un dispositivo informático, y es por el bien del dispositivo, no de la batería. En las baterías de iones de litio no hay “memoria” que se pueda restablecer, a diferencia de las baterías de níquel-cadmio de antaño. iFixit recomienda vaciar completamente el teléfono o el portátil para calibrar el indicador de la batería. Es un golpe muy pequeño para la longevidad de la batería, pero le da a tu dispositivo una mejor estimación de la vida de su batería y el porcentaje restante durante mucho tiempo, y evita apagados inesperados y lecturas falsas.

Reemplaza tu batería cuando esté por debajo del 80 por ciento de salud

Por muy bien que sigas los caminos de los iones sanos, tu batería acabará, lamentablemente, cayendo en picado.

La mayoría de las fuentes recomiendan sustituir la batería cuando su capacidad cae por debajo del 80 por ciento. Ese es el umbral que Apple utiliza (o al menos que antes utilizaba) para sustituir las baterías del iPhone. Tenemos una guía sobre cómo comprobar la capacidad y la salud general de la batería de tu portátil.

Una vez que la batería está por debajo del 80 por ciento, su resistencia interna comienza a acumularse en un grado notable, haciendo que la carga realmente tome más tiempo que cuando tenía la capacidad completa. El tiempo restante y el porcentaje de carga se vuelven menos fiables, o al menos más difíciles de seguir, en comparación con lo que se espera. Es una larga cuesta abajo de rendimientos decrecientes.

iFixit tiene una variedad más amplia que nunca de baterías de portátiles para instalar en tu propio portátil, de la mayoría de los principales fabricantes, junto con guías y kits de herramientas para ayudarte a reemplazarlas tú mismo. Lo mismo ocurre con los MacBooks, ya sean Pro, Air o simplemente MacBook.

Siempre es sorprendente descubrir cuánto tiempo querrás mantener tu portátil perfectamente configurado una vez que la duración de su batería es algo conocido y no un completo misterio.

Nota: Este post fue actualizado después de la publicación inicial para reflejar que las instrucciones más recientes de iFixit sí sugieren una descarga completa para la calibración de la batería nueva. 

Foto del encabezado por Panos Sakalakis en Unsplash.

Este artículo fue escrito originalmente por Kevin Purdy y traducido por Mariana Roca